martes, 28 de diciembre de 2010

Inocente???

Para poder producir la miel, la abeja debe abandonar la colmena.

Ignoro la causa exacta para que el aniversario de un hecho tan escabroso cómo cruel, en el que según la tradición Herodes exterminó a los niños menores de 2 años de Belén, haya terminado convertido en el día de las bromas.

No es de extrañar entonces que al día de hoy (justo el día de hoy), tengo la sensación de estar rodeado de tahúres y embaucadores que no hacen si no mentir, timar, estafar, burlar, fingir, falsear, equivocar, confundir, falsificar, enredar, chasquear, defraudar, desorientar, despistar, encandilar, engatusar, fascinar, liar, seducir, embaucar, aparentar, traicionar, decepcionar…

Es curioso que lo que la mayoría conocemos con la denominación de “espíritu navideño” consiga (cuando esto sucede) sacar esa parte de humanidad que aún mantenemos aletargada, y cuando estas fiestas terminan, tendemos a volver a esa cruel jungla donde la supervivencia es una lucha diaria entre leyes, normas, reglamentos, obligaciones y responsabilidades; y lo que es peor de todo, es una lucha contra las personas… así pues, no es de extrañar que ante la indefensión que poseemos los simples mortales, todo lo que llegue del exterior, pueda ser analizado cómo una amenaza…

Y ahora, cuando el año termina con sustos de nuestros políticos, de nuestros jefes, de esa cosa que ha aparecido ahora y que se denomina “mercados” y de tantos otros factores que a la mayoría nos es imposible controlar, pero que curiosamente, nos exigen esfuerzos, tiempo y dinero, no me resulta extraño que desconfiemos de quien se nos acerque a pedirnos información de cualquier tipo, a quien intentando ganarse la vida, nos ofrezca su producto, a quien estando excluido, necesite tan sólo unas palabras o un abrazo… No, no resulta extraño que hayamos erigido a nuestro alrededor un muro de impertérrita indiferencia, aislándonos muchas veces de todo aquello que no nos sea realmente impuesto.

No es condenable pues que, cansados de ser manipulados y engañados, haya llegado el momento de una desconfianza absoluta hacia todos los desconocidos, ya que los noticieros nos hablan constantemente de robos, estafas, engaños, abusos, fraudes… Sí, sí… sé que la crítica es fácil pero también el silencio puede ser cómplice así pues, permitid que en esta ocasión haga crítica de una angustiosa agonía tan extendida en España, donde el rico es más rico y el pobre es más pobre… donde el poderoso es más poderoso y el débil lo es más a cada día… una agonía que se pretende acallar con cortinas de humo y que ha llevado a casi un millón de personas a vivir de la caridad… de la caridad… parece increíble, ¿verdad??? Pero al igual que pasó hace tanto tiempo, el egoísmo y la preocupación del ego personal, consigue que sólo unos cuantos sean los favorecidos sin tener en cuenta que o quien deben ser ajusticiados y en qué manera

Y es que mientras las leyes no sean iguales para todos y además se realicen, las cosas no nos irán mejor… y mira que ya hemos pasado veces por esto!!!

Aun así, me quedo con la gente que está a mi lado, con los que estuvieron cuando los necesité, con los que me tendieron su mano, los que me dedicaron tiempo para escucharme, los que me ayudaron, los que curaron mis heridas, los que me alimentaron, los que discutieron conmigo y los que sólo sonrieron, los que me leen y los que me escriben… me quedo con los que están en mi vida porque sé que yo también estoy en la suya… y es que es cojonudo tener gente así cerca. Gracias a todos los que sois, a todos los que estáis…

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Medias

A todos los que son, los que están, los que estuvieron y estarán, los que quiero y los que no, los que me quieren y los que me ignoran, los que rien y los que lloran… a todos quienes la diosa fortuna les ha guiñado el ojo y a los que nos hace esperar, a todos ellos, muy feliz navidad.

Durante estos días de cierre de año, el trabajo se ha multiplicado y no hay un momento de tranquilidad, y es ahí donde me he dado cuenta de la importancia de las estadísticas.

Hoy en día, con esos programas de presentaciones tan maravillosos, todo es perfecto. Haces un círculo en gris pálido al que extraes un pequeño gajo que pintas en rojo chillón y al que llamas “ingresos” y prácticamente nadie se fijará en la gran masa gris a la que podemos llamar “pérdidas”. Y no sólo eso, si no que además, puedes conducir un importante debate sobre este tema y decir que los ingresos han aumentado con respecto al pasado año el 6% y que se prevé que aumenten para el próximo un 20%, y entonces separas el gajo del círculo y lo amplias de tal forma que lo único que se pueda apreciar en un rápido vistazo, sea ese pequeño gajo rojo chillón que capta la atención de todos.

Pero como el tema de los porcentajes puede llevar a confusión, mucha información se procesa en “medias”. Es decir, que a un salario de 100, se le incrementa un 2% y son 2, a uno de 1.000 son 20 y a uno de 10.000 son 200… 200??? Pero esto no es el doble que el primero??? Así que para evitar estas odiosas comparaciones, se ha creado la media… así se crea el salario medio que es de 1.000 y la subida media que es de 1 y todos contentos… o casi todos

Y es que aquí es donde interviene el símil con aquel cuento famoso del traje nuevo del emperador. Y claro si el salario medio es de 1.000 nadie quiere reconocer que está por debajo de él… pero yo sí, yo lo reconozco… mi salario está por debajo de la media… y no sólo eso…

De media se hace el amor 3 veces por semana… pues tampoco… vamos ni de media, ni de cuarto… y no es que me preocupe. Lo que sí que me preocupa es que mi pareja lleve esa media… ¿con quién??? Pues evidentemente con alguien que está por encima de la media…

De media nos gastaremos 300 euros en regalos… ya me gustaría, ya… Esto hay que unirlo a lo del sueldo… si estoy de media en el sueldo, también lo estoy en los regalos??? Pues sí, y lo puedo demostrar por que lo más que me regalan son calcetines “made in China”

De media las hipotecas son de 500… ¿será por persona??? Por que en este caso, la media mía es la entera de los demás…

De media se duerme 8 horas al día… Bueno, eso será quien puede aprovechar tantas horas para dormir… ¿de verdad que se puede???

De media se habla 30 minutos al día por teléfono… No, tampoco… yo sólo escucho… no me dejan mete baza…

Y así sucesivamente, las medias nos dicen donde deberíamos estar, y yo, particularmente, no estoy en ninguna media… todas me quedan grandes o pequeñas… y mira que hay medias para compararnos!!!!

Pero siempre participamos en los mismos deseos… y aunque es ahora cuando parece que afloran con más intensidad, seguro que el resto de los días, seguimos deseándonos lo mejor todos

viernes, 17 de diciembre de 2010

Recuento

Los viejos piensan que los jóvenes se equivocan. Los jóvenes piensan que los viejos se equivocan. Tal vez ambos tengan razón

Siempre que llega esta época, tengo la sensación de que es casi necesario hacer un recuento de cómo ha ido el año… ese balance que todas las empresas hacen para determinar si han ganado o han perdido y que muchos de nosotros también hacemos, aunque en nuestro caso, el dinero (por su constante escasez) no es el protagonista de nuestro beneficio.

Cómo poder saber por lo tanto si el año ha sido bueno??? Quiero pensar que por todas las sensaciones que hemos tenido oportunidad de disfrutar… Pienso en las cosas que han salido mal… puff… demasiadas cosas, demasiados problemas… pienso en las cosas que no he podido hacer… en las que no he sabido hacer… en las que no he querido hacer… pero también en aquellas que salieron bien… Sí, reconozco que tal vez no sean muchas, pero las que han salido bien… que bien han salido!!!

(Por si acaso MUCHAS FELICIDADES)

viernes, 10 de diciembre de 2010

Viajeros

El pensamiento nos distingue de los animales. El comportamiento, en algunos casos, también.

Ya hace casi 30 años que la sonda espacial “Pioneer” comenzó su periplo dispuesto, primeramente a facilitar información sobre planetas más o menos cercanos, y posteriormente a adentrarse en lo misterioso del cosmos para dar una señal de que en esta parte del universo, hay vida (supuestamente inteligente).

Durante los primeros días, meses, años… la información era inspeccionada con entusiasmo, en busca de información tan deseosa cómo escasa en aquellos momentos. Todo era meticulosamente analizado, medido, estudiado, registrado… Pero el tiempo ha ido pasando y nuevas sondas más potentes se han lanzado con el mismo objetivo.

La nueva información enviada por las nuevas sondas, es más amplia y valiosa; los ingenieros de aquella primera misión ya fueron retirando y poco a poco y todo el interés que despertó la “Pioneer”. Al tiempo, el espacio exterior se fue haciendo más vacío y la información cada vez era menos preciosa, menos necesaria, menos interesante…

Un día, esa información, ese control, simplemente se cerró y ya nadie se preocupó de aquello

Pero la “Pioneer” siguió su curso y un día encontró lo que buscaba: vida. Una vida medianamente inteligente que tardó en descifrar el significado de la placa que marcaba quienes éramos, quienes somos…

Nadie sabe con exactitud cuánto tiempo pasó desde que la sonda salió de nuestro planeta hasta que alguien se decidió a venir a vernos, pero sucedió.

Con meticulosa precisión exploraron el cosmos, analizaron nuestro planeta y descubrieron las zonas más pobladas para saber dónde debían llegar.

Al fin llegó el momento en que su nave, siguiendo precisas coordinadas, tomó tierra justo donde sus detectores habían anunciado la mayor concentración de vida… apenas unos minutos y la nave sintió que todo se movía… no comprendían que podía suceder ya que no habían reparado en eso…

Rápidamente intentaron comprobar que pasaba; revisaron cálculos, y efectivamente, estaban en la zona más poblada del planeta… pero intuían que algo no iba bien. Intentaron comprobar con sus recursos que no se habían equivocado y descifraron los letreros que desde sus ventanillas se podían ver: “Vertedero central. Cinta de transporte a la incineradora”. Su nave de apenas unos centímetros de envergadura no aguantó tan altas temperaturas…

Vaya forma de promocionar el turismo, ¿no???

martes, 7 de diciembre de 2010

Intimidad

El presente es el único momento donde puedes hacer los recuerdos del futuro.

Es una humilde habitación
que todos solemos usar
y más en esta ocasión
donde no podía esperar

Con mayor o menor decoro
me sorprende la decoración
he aquí, que me acomodo
y la miro con admiración

Completa y rebosante de espejos
mientras de la ropa me despojo
En todos los ángulos mis reflejos
Tan conocido que no me sonrojo

Pues en tamaña desnudez
pienso sin vergüenza alguna
pero que bello soy pardiez!!!
casi tanto cómo la luna

En ese preciso instante
por el que todos hemos de pasar
coloqué ese pensamiento distante
pues esto no se puede retrasar

Ya no importa que seamos reyes
o simples plebeyos feos e incultos
pues que de la vida son las leyes
y no importan piropos ni insultos

Y no es ningún disgusto
aunque ahora lo dicen todos
"no te demores más de lo justo
y aunque estés sereno o beodo

cuando visites el retrete
siéntate, caga… y vete"

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Educación

Hay quien hace lo que puede; hay quien hace lo que debe

Continuando con esta etapa de reflexiones humanas que están surgiendo en ciertas conversaciones, quisiera exponer una cita de Pitágoras:

“Educad a los niños para no tener que castigar a los hombres”

La verdad es que muy poco se puede agregar a esta frase, donde se desprende que la educación es la base fundamental del comportamiento humano.

Pero cómo casi todo, tiene sus matices… y es que algunas veces da miedo pensar quien es el que educa y sobre todo, sobre todo… que es lo que se transmite en la educación


lunes, 29 de noviembre de 2010

Comparaciones

Si enseñas a volar, no uses luego jaulas.

Este texto que reproduzco más adelante y que particularmente suscribo en gran parte, me hace reflexionar sobre la condición humana y su propio control dentro de la sociedad. Está claro que la vida en sociedad requiere de unas normas mínimas, pero es posible que estas normas sean no sólo insuficientes, si no ineficaces.

La vida, para mí, es algo tan confuso como maravilloso, donde los errores se suceden en el mismo orden aleatorio que los aciertos… curiosa la libertad que nos hace depender de las personas… o mejor dicho, de los sentimientos, por que sólo suelen importarnos las personas que nos hacen sentir a pesar de que esa parte verdaderamente humano que llevamos dentro, algunas veces consigue que un desconocido nos importe y en ese momento algo ocurre… tal vez sea eso que se empeñan en llamar amistad, caridad, amor, cariño, compañerismo… o simplemente es dar sin esperar nada… generosidad es eso???

Pero volviendo a lo que teníamos… ¿cómo sabemos quien nos hace sentir??? Bueno, de momento, dejo esto aquí para seguir reflexionando un poco…



Un Mensaje de GEORGE CARLIN:

La paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos y temperamentos más reducidos, carreteras más anchas y puntos de vista más estrechos. Gastamos más pero tenemos menos, compramos más pero disfrutamos menos. Tenemos casas más grandes y familias más chicas, mayores comodidades y menos tiempo. Tenemos más grados académicos pero menos sentido común, mayor conocimiento pero menor capacidad de juicio, más expertos pero más problemás, mejor medicina pero menor bienestar.

Bebemos demasiado, fumamos demasiado, despilfarramos demasiado, reímos muy poco, conducimos muy rápido, nos enojamos demasiado, nos desvelamos demasiado, amanecemos cansados, leemos muy poco, vemos demasiado televisión y oramos muy rara vez.

Hemos multiplicado nuestras posesiones pero reducido nuestros valores. Hablamos demasiado, amamos demasiado poco y odiamos muy frecuentemente.

Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a vivir. Añadimos años a nuestras vidas, no vida a nuestros años. Hemos logrado ir y volver de la luna, pero se nos dificulta cruzar la calle para conocer a un nuevo vecino. Conquistamos el espacio exterior, pero no el interior. Hemos hecho grandes cosas, pero no por ello mejores.

Hemos limpiado el aire, pero contaminamos nuestra alma. Conquistamos el átomo, pero no nuestros prejuicios. Escribimos más pero aprendemos menos. Planeamos más pero logramos menos. Hemos aprendido a apresurarnos, pero no a esperar. Producimos computadoras que pueden procesar mayor información y difundirla, pero nos comunicamos cada vez menos y menos.

Estos son tiempos de comidas rápidas y digestión lenta, de hombres de gran talla y cortedad de carácter, de enormes ganancias económicas y relaciones humanas superficiales. Hoy en día hay dos ingresos pero más divorcios, casas más lujosas pero hogares rotos. Son tiempos de viajes rápidos, pañales desechables, moral descartable, cuerpos obesos, y píldoras que hacen todo, desde alegrar y apaciguar, hasta matar. Son tiempos en que hay mucho en el escaparate y muy poco en la bodega. Tiempos en que la tecnología puede hacerte llegar esta carta, y en que tú puedes elegir compartir estas reflexiones o simplemente borrarlas.

Acuérdate de pasar algún tiempo con tus seres queridos porque ellos no estarán aquí siempre.

Acuérdate de ser amable con quien ahora te admira, porque esa personita crecerá muy pronto y se alejará de ti.

Acuérdate de abrazar a quien tienes cerca porque ese es el único tesoro que puedes dar con el corazón, sin que te cueste ni un centavo.

Acuérdate de decir te amo a tu pareja y a tus seres queridos, pero sobre todo dilo sinceramente. Un beso y un abrazo pueden reparar una herida cuando se dan con toda el alma.

Acuérdate de tomarte de la mano con tu ser querido y atesorar ese momento, porque un día esa persona ya no estará contigo.

Date tiempo para amar y para conversar, y comparte tus más preciadas ideas.

Y siempre recuerda:

La vida no se mide por el número de veces que tomamos aliento, sino por los extraordinarios momentos que nos lo quitan.

George Carlin.

La historia de esta carta, es así de simple… la escribió el autor, un famoso cómico, cuando su esposa falleció.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Canelo

Sentidos y sentimientos han de ser receptivos para que sean útiles.

No hace mucho tiempo comentaba con alguien sobre la capacidad que tiene el ser humano para ayudar a sus semejantes. Me resulta muy paradójico, no puedo evitarlo, el que muchas personas estén moralmente involucradas de muchas maneras para ayudar al desprotegido, bien en forma de voluntariado en organizaciones gubernamentales o no, e incluso recaudando dinero de muchas y varias formas… y sin embargo, parece que nos cuesta mucho, muchísimo diría yo, acercarnos a alguien que está llorando y preguntar si podemos ayudar. Es posible, sólo es posible que, nos es más cómodo dar unos cuantos óvolos que unos minutos

Tal vez sea que el ser humano esté perdiendo parte de su individualidad y se esté convirtiendo en una pieza social, moldeada para que forme parte de un tremendo engranaje que nos mantiene casi prisioneros y que nos mide, casi hasta las emociones.

En ese punto recordé que había un texto de George Carlin que quise recuperar por que apenas recuerdo (ese texto creo que está muy bien y seguramente lo ponga pronto) pero las casualidades me llevaron a encontrar la historia de “Canelo”.

No conozco ninguna placa ni monumento en Cadiz sobre este tema pero sí conozco las cualidades de la enorme fidelidad de muchos perros para con sus amos. En cualquier caso, el enlace de donde obtuve la información está
aquí

Hay cientos de historias que en cada pueblo se cuentan de la lealtad de los perros, la siguiente es una formidable historia que en Internet circula, misma que se dio en Cádiz, España, con un perro llamado “Canelo”. “Era una mascota que seguía a su dueño para todas partes y en todo momento. Este hombre anónimo vivía solo, por lo que el buen perro era su más leal amigo y único compañero. La compañía y el cariño mutuo los hacía cómplices en las miradas y hasta en los gestos.

Cada mañana caminaban juntos por las tranquilas calles de la ciudad cuando el buen hombre sacaba a pasear a su amigo. Una vez a la semana uno de esos paseos eran hacía el Hospital Puerta del Mar ya que debido a complicaciones renales el hombre se sometía a tratamientos de diálisis.

Obviamente, como en un hospital no pueden entrar animales, él siempre dejaba al Canelo esperándolo en la puerta del mismo. El hombre salía de su diálisis, y juntos se dirigían a casa. Esa era una rutina que habían cumplido durante mucho tiempo.

Cierto día el hombre sufrió una complicación en su tratamiento, los médicos no pudieron superarla y éste falleció en el hospital. Mientras tanto Canelo como siempre, seguía esperando la salida de su dueño tumbado junto a la puerta del centro de salud. Pero su dueño nunca salió. El perro permaneció allí sentado, esperando. Ni el hambre ni la sed lo apartaron de la puerta. Día tras día, con frío, lluvia, viento o calor seguía acostado en la puerta del hospital esperando a su amigo para ir a casa.

Los vecinos de la zona se percataron de la situación y sintieron la necesidad de cuidar al animal. Se turnaban para llevarle agua y comida, incluso lograron la devolución e indulto del Canelo una ocasión en que la perrera municipal se lo llevó para sacrificarlo.

Doce años fue el tiempo que el noble animal pasó esperando fuera del hospital la salida de su amo. Nunca fue en busca de alimento, tampoco buscó una nueva familia. Sabía que su único amigo había entrado por esa puerta y que él debería esperarlo para volver juntos a casa. La espera se prolongó hasta el 9 de diciembre de 2002, en que murió atropellado por un auto en las afueras del hospital.

La historia de Canelo fue muy conocida en toda la ciudad de Cádiz. El pueblo gaditano, en reconocimiento al cariño, dedicación y lealtad de Canelo, puso su nombre a un callejón y una placa en su honor: ‘A Canelo. Que durante 12 años esperó en las puertas del hospital a su amo fallecido.

El pueblo de Cádiz como homenaje a su fidelidad. Mayo de 2002’.”

No digo que haya personas que no sientan de igual forma, e incluso más, pero tal vez nos siga costando demostrarlo.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Duna

No deberías subir a un árbol del que no se puede bajar.

Qué curiosa que es la vida... es cómo un caminar sin sendero, sin camino, sin forma, sin señales ni indicaciones... tal vez algunos consideren que es una crueldad y otros piensen que es una maravilla... En cualquier caso, es cómo una enorme superficie variopinta con todo aquello que podemos encontrar aunque jamás demos con ello. No hay un punto de partida, pero las personas debemos definirlo... en este caso el tiempo... el día, al que se le adornan con signos de zodiaco de toda índole y profetizaciones diversas, encaminadas a intentar descubrir el futuro, siempre incierto y misterioso...

A nadie parece importar el donde... y es que la vida es un paisaje que no se puede ver con los ojos, si no con los sentimientos... somos lo que sentimos, y lo que nos rodea es eso mismo... cierto que para describir cosas es necesario expresarlas y la imagen se vuelve casi imprescindible. Hablar de colores, de formas, de tamaños, nos hace comprender de una forma más sencillo aquello que se desea transmitir. Pero la vida tiene puntos de inflexión extraños y se puede pasar de un vergel al desierto en un sólo paso, en un sólo instante... podemos pasar de tener todo a no tener nada y ni tan siquiera sabemos por qué...

En la vida hemos de caminar solos... cierto que nos encontraremos a otros... gente de mucha índole diversa que en ocasiones vendrá con nosotros, pero jamás podrán caminar por nosotros... la compañía será larga o breve, divertida o aburrida... siempre en función de lo que deseemos, de lo que desee quien nos acompañe... pero no es más que eso... compañía... y algunas veces, parece que es imprescindible

La vida suele darnos la posibilidad de caminar hacia atrás... cierto es que los errores sirven para aprender y que pedir perdón es cómo darse cuenta de que hay un camino sin salida... enmendar y rectificar es algo que cuesta mucho pero que es necesario e imprescindible... forma parte del crecimiento, forma parte del camino, forma parte del individuo...

En este figurado espacio de vida, no hay límites de ningún tipo... en la vida real hemos de respetar la propiedad privada, y la pública, y los espacios habilitados para unas cosas y para otras y al final, nos vamos constriñendo a lugares específicos pero siempre limitados. Pero la vida se siente y por lo tanto, el caminar no se hace con los pies... No, no hay límites y por lo tanto, no hay seguridad de donde empieza algo o donde acaba... y si alguna vez tenemos la sensación de estar perdidos en un desierto, podemos ser afortunados de encontrar un oasis...

No sé en qué punto de la vida me encuentro... no sé si estoy en el vértice que une la noche o el día, no sé si estoy pasando de puntillas entre el filo suave y quebradizo que separa la tierra del mar... la vida no tiene mapas y la dirección que hemos de tomar es sólo nuestra, por mucho que los demás se empeñen en decir por donde hemos de ir...

Ya he comentado por ahí, en más de una ocasión que es lo que pensarán de nosotros los aquí dejamos todo esto, dentro de unos cuantos siglos… ¿quién se acordará de nosotros entonces??? quedarán los textos o por el contrario será necesario hacer espacio y serán borrados tan fríamente cómo si fuese correo basura??? , pero sobre todo, me gustaría saber si aún se podrá pensar con libertad, por que no hay que engañarse, eso es lo único que aún se puede hacer libremente, ya que hoy la sociedad nos exige ser “políticamente correctos” aunque la doble moral es algo tan habitual que ya a nadie asombra

Hoy, no sé dónde estoy en ese extraño devenir que tras algo más de medio siglo, me ha traído hasta aquí… pero hoy, otra vez, me siento cómodo, tranquilo, a gusto, relativamente feliz y no tengo ganas de grandes cambios… he llegado a ese punto de descanso donde el agua es limpia, la fruta es fresca y el clima es suave y la compañía interesante... No puedo evitar esa comparación de situaciones que tanto me gusta exponer a título de ejemplo, pero ¿cómo poder definir que ahora, me gusta sentirme así sin importarme nada donde es en realidad??? y es que sigo estando en mi vida y hoy, me encanta disfrutarla así…

Por qué dunas??? Por que en ellas, siempre monótonas, puedes encontrar la belleza, un oasis para disfrutar y todo un mundo para descubrir posteriormente…



lunes, 8 de noviembre de 2010

Siluetas

Si miras a un lugar distinto, seguramente veas cosas distintas

El amanecer desdibujaba, en la línea del horizonte, los perfiles de los álamos que parecían haber sido puestos allí por la mano de un artista… sobre un fondo aún oscuro, los perfiles negros de la alameda se precipitaban en la mañana de una manera que no sabría definir.

Supongo que por eso, mientras la habitación aún olía a café recién hecho, le dije: mira. Nos sentamos un rato a mirar ese contraste de sombras, hasta que el orto rompió la mañana y en ese momento, sólo pude besarla, sin más palabras…

El día ha comenzado de forma distinta…


jueves, 4 de noviembre de 2010

Antena

A pesar de ser la misma distancia, ida o vuelta suelen costar distinto esfuerzo.

Me han robado la antena del coche. Técnicamente y con la terminología específica, no debería decir que me han robado la antena, si no que ha desaparecido… vale, lo acepto… alguien se ha llevado la antena de mi coche y por esto, mi antena ha desaparecido. ¿Mejor así??? Espero que sí.

Antes no me había fijado, pero ahora que voy más pendiente, veo que el 50% de los coches carecen de antena. No sé para que se las llevan, pues un coche sin antena funciona bastante bien, pero una antena sin coche, no sé para qué servirá.

Está claro que no es una casualidad, ya que una persona puede "perder" una antena y quitarla de otro vehículo y así producir un efecto cascada, pero no, han sido miles de antenas las que han desaparecido… ¿qué harán con ellas???

Quizás las usen para rascarse la nariz sin mancharse los dedos, o tal vez llegar a inalcanzables lugares de la espalda. También está la posibilidad de que sirvan para dirigir orquestas filarmónicas. Incluso, si me apuran mucho, hasta podrían usarse cómo dardos en competiciones de tiro con arco o similares.

Pero lo que creo es que alguien las debe estar acumulando con no sé que aviesa intención. Tal vez sea una asociación que esté almacenando las antenas para la construcción de un duplicado de la torre Eiffel, o la réplica del Golden Gate…

En cualquier caso, si alguien sabe la respuesta… por favor, que no la guarde para sí

Agradecido.

martes, 26 de octubre de 2010

No hacer planes, es confiar en el destino

Paseando sin ganas me paré en el escaparate de una gran librería. La curiosidad de ojear títulos siempre ha estado presente en mí y hoy dediqué en ese amplio espacio a mirar con cierto asombro, un montón de nuevas publicaciones de las que no tenía ninguna idea. Novelas, historia, poesía y un libro que si no conocía directamente, sí que conozco su temática: “Aprender a decir NO” (o algo así)

No creo que haya que profundizar mucho en lo que el libro nos pretende enseñar, pero sí que me surgió la idea de cuanta gente dice que sí, cuando no desea decirlo… y claro, la otra cara de la moneda, es por qué se dice que sí??? Pues supongo que será por que mucha gente nos pide algo que no deseamos pero que aún así lo hacemos.

Supongo que hay algunas razones para hacer (o decir) algo que es justo lo contrario de lo que deseamos pero tal vez la razón más contundente que encuentro es que precisamente, son aquellas personas más próximas a nosotros quienes más nos piden o nos exigen, y nosotros no sabemos decir que no, o mejor dicho, preferimos no decir no y al final se produce un abuso.

Quiero suponer que la mayoría de esas peticiones a las que no podemos negarnos, no tienen ninguna carga de malicia y se hacen con la buena intención que seguramente, nosotros podemos hacer (“me voy de viaje. ¿Puedes regarme las plantas???”) pero hay otras que esa desviación hacia la confianza raya en demasía el abuso (“y de paso me cuidas al perro, das de comer a los peces, friegas el suelo… “) y al final resulta que ese amigo del alma llega a casa con el fin de aposentarse más tiempo del debido, que el vecino se convierte en un mandatario de recados debido a su edad, o que la ignorancia de ese compañero que es tan “majo” se ha vuelto en una obligación nuestra sobre su propia labor.

Aún así, todos y a pesar de que todos conocemos la teoría, no todos sabemos decir que no y cuando esa persona que nos importa nos pide un favor, por muy cansados que estemos, solemos poner una sonrisa de circunstancia y corroborar la afirmación más rotunda… “claro que sí, no me importa”

Por tanto, y dado que tan sólo es cuestión de voluntad (y valentía, por que al final seremos juzgados por nuestros errores o por nuestras omisiones, nunca por nuestros aciertos) he optado por decir que no voy a dejar convencerme tan fácilmente y por lo tanto, no he comprado el libro para aprender decir NO...

sábado, 23 de octubre de 2010

Prisiones

La educación de los hijos acaba, cuando estos comienzan a educar a sus padres.

Es fácil describir una prisión y es fácil igualmente, el entender el por qué están allí los internos. Pero esta prisión era distinta, y no estaban allí si no por el hecho de haber sido abandonados. Perros grandes y pequeños, de razas algunos y de mezclas variopintas la mayoría. Muchos perros mayores, cansados y pesados cuyo destino parece muy claro enfrentado al de los perros jóvenes, inquietos y juguetones.

Pero todos tienen en común algo, y es su mirada… tal vez por que los perros no entienden de envidias, de rencores, de odios… tal vez por que la mayoría de ellos daría la vida por sus dueños sin pedir nada a cambio, y profieren ladridos y gemidos suplicando de alguna manera una muestra de cariño

Cuando la cogimos, tiritaba. No sé si era de frío o de miedo, o tal vez ambas cosas… lanzada a vivir una vida incógnita donde las circunstancias pueden ser favorables o no. Nunca sabemos cómo el destino jugará sus cartas

Bienvenida a casa Lili

lunes, 18 de octubre de 2010

Tiempo

Si alguna vez sientes que un sueño es inalcanzable… cambia de sueño!!!

El tiempo se escapa cómo el agua entre los dedos y poco a poco el cansancio me está venciendo… Vuelven las prisas, esa extraña necesidad de alcanzar a todo, a todos… y casi al mismo tiempo… siempre el tiempo

No tengo tiempo… no me voy, sólo no tengo tiempo. El día me asfixia entre relojes, con la angustia de no poder terminar aquello que empiezo. Mañana será, pero mañana tampoco será posible… el tiempo, limitado, reducido, escaso siempre… metrónomo impasible que marca el ritmo de nuestra vida y que nos sumerge en nuestras propias obligaciones, y algunas veces, se empeña en ahogarnos en ellas…

El cansancio es intenso… un alto, un minuto nada más… una mirada, una sonrisa, una palabra… suficiente para poder seguir avanzando…

No, no hay tiempo… pero hay vida…


miércoles, 6 de octubre de 2010

Cruces

De todos los millones de gotas de agua que componen una tormenta, las más importantes son las que me mojan a mí.

Hoy, al llegar a la oficina, justo cuando el amanecer estaba teniendo lugar, he podido ver una cruz en el cielo. No, no… no es ningún milagro. Dos estelas de condensación de motores de aviones, habían dejado esa marca.

Sin embargo, no pude dejar de pensar en todo lo que algunas veces, esa misma imagen me había sugerido.

Dos vidas que se cruzan en un instante, que se mezclan en ese punto central formando una única existencia y luego siguen adelante alejándose una de otra…

Un conjunto de luces y colores naturales que en ese momento formaban una combinación de blancos, grises, anaranjados, azules que cómo si fuese un instante de magia natural, un regalo que la naturaleza nos regala de vez en cuando…

Tal vez algún pintor que haya sido capaz de reproducir en un lienzo esa imagen para dejarla inmóvil para cubrir una fría y distante pared, cómo las pinturas de Rothko, tan sencillas algunas veces...

La tecnología, capaz de hacer frente a la pura lógica y conseguir que masas y volúmenes desafíen a la Ley de la Gravedad, sustentadas por algo tan etéreo cómo el propio aire.

La naturaleza, que engendra de forma armoniosa gases que forma líneas, luces que forman colores, vientos que limpian y moldean a ambos.

Incluso el otoño, donde ese resplandor rojizo del amanecer, tal vez por coincidir con la entrada al trabajo, se vuelve mucho más cercano, más cálido, más íntimo incluso.

El viaje que hacen aquellos que viajen en el avión que dejó su estela, el destino que llevan y lo que esperan encontrar o el lugar que dejaron atrás con todo lo que eso significa y, para que negarlo, algo de envida por pensar que podrían llegar a algún lugar donde también es posible que yo quisiera estar.

El trabajo de todos quienes hacen posible que esos vuelos se realicen, de todos quienes consiguen con su esfuerzo que aquello sea posible, que viajes, sueños e imágenes se logren de forma directa o indirecta.

Quienes miran al cielo y agradecen lo que son, lo que han sido, lo que serán… quienes dan gracias, quienes ruegan, quienes suplican, quienes confían, quienes sonríen por que se sienten bien… o los que lloran buscando consuelo.

Todo por que he visto una cruz esta mañana en el cielo… No, no es ningún milagro...

jueves, 23 de septiembre de 2010

Escucha

El caminar no te asegura llegar donde deseas, pero te aleja de donde no quieres estar.

Cuantas veces se ha escrito sobre el otoño??? Puntual a su cita, llegó también este año. Los árboles se desnudan sin pudor y los erizos del castaño rebosan plenitud y promete una buena cosecha. El verde se torna ocre y pardo y el color se relaja para dejar paso a noches más largas de grises y oscuros.

Hoy el cielo está cubierto por un telón de bruma y el sol se adivina más que se ve… quedaron atrás las tardes de calor, de estío y canícula… quedaron atrás los morenos de playa y la ciudad adormecida en la siesta…

Las calles de Madrid, sin embargo, permanecen inalteradas, inalterables… callejuelas que siguen contando a quienes saben escuchar, sus historias, sus leyendas… Pronto serán aderezadas con aroma de castañas y boniatos asados, con café caliente, con paseos de abrigo y bufandas… y sin embargo sigue siendo un placer descubrir en compañía, una y otra vez, cada uno de sus rincones, cada uno de los miles de recovecos que entre la noche y el alba, la ciudad nos regala… sonríes… me acompañas… escucha… la ciudad palpita a cada paso que das, resucita con el brillo de tus miradas, ansia regalar todo aquello que este tiempo ha estado guardando… escucha… la ciudad en otoño tiene un encanto distinto… o tal vez eres tú quien se lo confiere… escucha…

domingo, 12 de septiembre de 2010

Pasando

Al abrir una ventana, puede entrar la luz y el aire fresco… pero también las avispas.

Tenía un cigarrillo en la mano, una sonrisa en los labios y tristeza en la mirada. Apenas poco más de 20 años y su cuerpo era de mujer madura… se acercó y se ofreció por unos pocos euros… No, yo sólo pasaba por aquí…

Él me miró con cara de indeferencia y casi con aire de superioridad… se veía que no tenía prisa y se paró tendiéndome la mano para que le dejase alguna moneda mientras colocaba cartones a modo de colchón y mantas… No, yo sólo pasaba por aquí…

Aún no amaneció y la cola de gente ya doblaba la esquina. Frío en la mañana de otoño y nada que hacer… me miraban en silencio, casi envidiosos, suplicantes, totalmente impotentes… Todavía quedaba más de una hora para que atendiesen a todos aquellos parados… yo sólo pasaba por aquí…

La ciudad despierta y el transporte comienza a ponerse en marcha… poco a poco la gente acude a sus obligaciones, y en medio de las aglomeraciones alguien grita “mi cartera, me han robado”. Nadie parece inmutarse, a nadie parece importarle… tampoco a mí, yo sólo pasaba por aquí…

La tenue luz del alba descubre el frescor del parque y entre sus arbustos, un joven que se prepara para inyectarse una dosis que le hará funcionar todo el día… de nuevo una mirada, amenazante, defensiva… No me hagas nada… yo sólo pasaba por aquí.

Y a lo lejos voces… suenan por encima del escaso tráfico, discusiones… no callan se escuchan amenazas, gritos… la gente se asoma a las ventanas… gritos, golpes… de repente el silencio… alguien sale con la camisa manchada de sangre… yo sólo pasaba por ahí…

Jo, vaya sitios por los que paso.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Novelas

Un vaso vacío, siempre es más fácil de llenar

Supongo que todos hemos leído novela… historias que nos atraen en mayor o menor medida… hay novelas que se leen en pocas horas y otras que se hacen interminables, tanto que se desechan finalmente y quedan olvidadas en la librería… hay novelas que se leen de nuevo a pesar de que ya sabemos las trama y la historia y hay novelas que incluso nos hace sentirnos reflejados en algunos de sus puntos y sentimos casi las mismas sensaciones de amor, odio o venganza, que tienen los protagonistas de la historia escrita…

Pero el inconveniente que tiene una novela, es que la historia está escrita por otro y es imposible salirse del guión marcado. Es muy posible que nosotros discrepemos del texto, pero la realidad es otra y el escrito ya ha dictado las normas para hacernos continuar hasta el final por la senda que él decidió

Hay personas incluso que son capaces de leer dos novelas al mismo tiempo… Imposible para mí… Pero reconozco que cuando una historia me gusta, me entristece que acabe… y sólo cuando encuentro un libro interesante, me olvido de aquella historia que me dejó tan grato recuerdo…

La memoria nos regala la capacidad de acordarnos de las historias, reales o imaginarias, con las que hemos disfrutado y hemos palpitado, pero cuando nuevas historias se ciernen sobre nosotros, la expectación y el deseo de disfrutarlas, y tal vez sea en ese momento, cuando comenzamos una nueva buena novela, cuando en realidad podemos decir que hemos terminado la anterior…

jueves, 2 de septiembre de 2010

Septiembre

Una sonrisa sólo se debe pagar con otra.

Cómo si de un ejército agazapado se tratase, la ciudad ha reaccionado al unísono cuando el calendario marcó septiembre... Sin apenas aviso previo, las calles se han llenado de vehículos y las aceras de gente. Las tiendas quitaron los carteles de "Cerrado por vacaciones" y en los escaparates ha desaparecido la ropa alegre del verano para colocar en su lugar la más formal del otoño... Se acaban las promociones de viajes y comienzan las colecciones de fascículos.

Los niños se vuelven protagonistas con la obligación de comprar libros, material y uniformes para su vuelta al colegio y todo comienza con ese aire de estreno, de nuevo... y es que aunque no nos percatemos, es posible que sean los demás quienes han de decirnos cuando algo es nuevo... Entendemos que nuevo puede ser algo que se usa por primera vez... bien, en este caso, septiembre es nuevo...

Comienzan las lluvias… tormentas de verano, noches de frescor, aire lleno de fragancias de frutas, de aire seco, de humedad, de renovadas sensaciones…

La ciudad ha despertado sin pereza, con prisas, con carreras... el día es nuevo, pero las costumbres no... o tal vez si???


miércoles, 25 de agosto de 2010

Incendio

Es más fácil creer las historias ajenas que crear las propias

Las noticias informaron sobre el incendio… decenas, cientos, tal vez miles de hectáreas arrasadas por el fuego… A Epifanio no le importaba… Dos hidroaviones, tres helicópteros y cientos de efectivos humanos intentaban, no sin mucho esfuerzo, poner freno a aquella tragedia… A Epifanio no le importaba… Un Parque Nacional de cuidada belleza y regido por vegetación de esa denominada “protegida” por su rareza y escasez, así cómo los animalillos que de ellas se nutrían, fue también mordido y devorado en parte por el fuego que parecía no saciarse de todo lo que iba encontrando a su paso… A Epifanio no le importaba

El pequeño huerto de Epifanio fue de los primeros en sucumbir a la voracidad de las llamas y toda su pequeña cosecha, su modo de vida, su futuro, no sólo para ese año, si no para muchos más, se había quemado en apenas unos minutos… El huerto, otrora frondoso y palpitante, se había transformado en una superficie socarrada, donde la las formas de verduras, hortalizas y frutales, habían sido simplemente arrancadas de cuajo y cualquier ligero vestigio que ellas quedasen, quedó cubierto por la ceniza que el propio follaje había dejado… A Epifanio, eso es lo único que de verdad le importaba.

Con lágrimas en los ojos, y aún con el suelo caliente, aún con el olor a humo que llegaba del incendio enloquecido y despiadado, Epifanio se acercó a su casa, cogió los aperos y regresó para remover la tierra, mezclando la ceniza con la tierra, sin esperar el barbecho y comenzó a trabajar…

Una semana más tarde, el tremendo incendio fue declarado oficialmente extinguido… A Epifanio no le importaba… Ese mismo día, en el huerto de Epifanio, germinó la que fue la primera semilla de su nuevo huerto… A Epifanio, eso es lo único que de verdad le importaba.

lunes, 23 de agosto de 2010

Verano

Una medio verdad, siempre será una mentira. Una medio mentira, nunca será una verdad.

El sol se pone en oriente, despidiéndose de una resplandeciente Selene que descarada y casi arrogante, se deja mostrar en su plenitud. Lentamente, sin prisa, el azul celeste comienza a tornase oscuro y el brillo de la luna que a la luz del sol era casi imperceptible, llena de brillos plateados el opuesto horizonte del ocaso…

Un avión cruzó por delante de tan excelsa figura dejando una estela de vapor que se entremezcla con la bruma del anochecer… En la lejanía de la ciudad, el cielo oscuro comienza a teñirse con pespuntes de lejanas luces brillantes…

Tiempo de cosecha… la noche explota en luz… la vida sigue… inexorable.

martes, 17 de agosto de 2010

Caramelos

Ama igual que lo hace el río.

Supongo que la mayoría sabe que la denominación de “caramelo”, se refiere al azúcar que se ha fundido con el calor y que al volver a enfriarse se endurece. Este principio químico que no viene al caso, ha dado lugar a esos dulces que todos conocemos bajo el común nombre de “caramelos” y cuyo principio activo siempre ha sido el azúcar. Luego, se le han ido añadiendo condimentos, sabores, conservantes, y otra serie de sustancias que le han dado la diversidad que todos conocemos… incluso ahora hay caramelos sin azúcar… o lo que viene a ser lo mismo, caramelo sin caramelo (azúcar fundido) y están tan ricos!!!

Me pregunto si eso no nos pasará igual con la felicidad… y es que tal vez a las cosas simples de la vida, les hemos aliñado con tantas esperanzas en las grandes y magnánimas cosas que nos ha de traer la vida que no somos capaces de disfrutar de esas otras, más pequeñas y menudas… y es queremos encontrar ese caramelo tan perfecto y sano que olvidamos el propio caramelo… y así, poco a poco, buscamos realizarnos cómo personas y comenzamos a trabajar, a participar en ONG’s, a configurarnos nuestras propias ideas en función de lo que los demás nos cuentan, a construir una pareja o una familia y a forjarnos dentro de una sociedad que cada vez tiene más “añadidos” y menos “azúcar”… No sé, ciertamente, si el secreto de la felicidad es simplemente levantarse por la mañana, mirar el horizonte y descubrir que el sol sale despacio… disfrutar de ese momento entre otros muchos que la vida nos entrega sin más… tal vez muchos de vosotros pensareis que es un momento estupendo, pero cuantos de nosotros realmente lo hace??? Y por qué no??? Cuantos de nosotros está tomando caramelos sin azúcar buscando el dulzor???

domingo, 15 de agosto de 2010

Viento

Tal vez la vejez es ese momento en que nos gusta más disfrutar de lo hecho que de lo que nos queda por hacer

El viento es algo tan sencillo cómo necesario, que nos refresca, nos incomoda, nos causa cosquillas u origina tragedias… vientos del norte y del sur, del este o el oeste, e incluso vientos con personalidad propia de tal índole que ya poseen nombre propio cómo el Siroco o el Mistral…

Pero todos ellos tienen en común que traen o llevan cosas… cómo en la célebre película de “Lo que el viento se llevó”. El viento se lleva todo lo que deseamos que se lleve??? Nos trae todo lo que deseamos que nos traiga??? Ni aún los aromas más sencillos nos son traídos por él, ni los más pestilentes olores son barridos por él…

Y sin embargo el viento siempre es bienvenido… es necesario…


martes, 10 de agosto de 2010

Caravelle

Si todos tenemos razón, es por que hay mucha o es poco valiosa

Reconozco que no soy excesivamente cuidadoso a la hora de ponerme al volante y doy por sentadas demasiadas cosas. No tardo mucho tiempo en tomar la autovía y es casi un acto tan reflejo que apenas me fijo en otra cosa que no sea ponerme el cinturón de seguridad

Sin embargo, una vez llegada a la autovía, es cuando miré por los espejos y fue ahí cuando en el retrovisor exterior izquierdo, vi la imagen de la “Caravelle” negra que llenaba todo el campo de visión. Por la imagen, parecía que estuviese a no más de 30 cms de mí y reconozco que me asusté al verla ahí.

Intenté separarme un poco echándome lo que el ancho del carril me lo permitía, hacia la derecha, e incluso reduje un poco la marcha para me adelantase cómodamente, pero la “Caravelle” seguía ahí, manteniendo mi mismo ritmo y distancia…

Es una situación que no me gusta mantener, ya que me gusta viajar cómodo y tranquilo, relajado y comenzaba a ponerme tenso y hasta algo asustado por que podría desencadenar un accidente si se mantenía tan cerca de mí.

Reduje y apreté el acelerador, el turbo empezó a funcionar y rápidamente me situé rondando los 160 Kms/h y al mirar, ahí seguía la furgoneta negra, cómo si se tratase de una parte fija de mi propio vehículo. Me asusté mucho, lo reconozco… me vino por unos segundos la imagen de la película “El diablo sobre ruedas” (Duel en inglés, uno de los primeros trabajos de Spielberg, que de paso recomiendo), así volví a acelerar hasta sobrepasar los 190 y la “Caravelle” no cedía un centímetro… Era casi imposible que pudiese llevar mi ritmo, pero cada vez que miraba al espejo, ahí estaba…

Un desvío a una zona de servicio, yo iba demasiado deprisa, la salida era de un carril, así que en apenas unos segundos, reduje de sexta a tercera, pisé el freno, un fuerte volantazo a la derecha y enfilé la salida con un riesgo extremo. El coche derrapó y un rápido movimiento de volante consiguió enderezarlo. De nuevo un pisotón al acelerador y el chirriar de las ruedas evitó la salida total, aunque a los pocos metros, otra vez a tocar el freno, controlar la dirección y salir de allí para poder controlar el vehículo… no más de cien metros y llegué a la explanada llena de gravilla que saltaba en todas direcciones bajo el paso de las ruedas aún aceleradas.

Un frenazo hasta dejar el coche en mitad de la explanada, el corazón que se había desbocado y las piernas que no dejaban de temblarme… El coche se caló y poco a poco fui recobrando la realidad mientras veía a la gente que salía del bar con caras de asombro… Miré de nuevo y ahí seguía la “Caravelle”… miré por el cristal, y no había nada, no había nadie… me bajé del coche y seguía su imagen en el espejo… una simple pegatina que alguien había adherido al cristal…

sábado, 7 de agosto de 2010

Roble

La vida es un viaje imposible de planificar

El robre es uno de lo árboles más representativos de la cuenca mediterránea. No es en absoluto un árbol elegante, ni esbelto, ni vistoso… los robledales suelen estar marcados por marañas de vegetación y su fruto, aún siendo comestible (la bellota) es generalmente despreciado por los hombres que han adquirido mejores hábitos

Sin embargo, el roble es un árbol que tiene unas cualidades que le hacen, casi imprescindible… su madera, de excepcionales características, es sin duda la más apropiada para la fabricación de toneles y barricas; también es una de las más resistentes y por lo tanto usadas en la construcción naval y casi la única que durante años se usó en las traviesas de los ferrocarriles por su resistencia a la dilatación.

De su corteza se pueden extraer algunos elementos químicos usados en farmacia y en la industria química; la bellota es casi imprescindible para el engorde del cerdo ibérico y fabricación de piensos para animales; los sobrantes de su madera, dura y de gran calidad, se utiliza cómo combustibles en chimeneas y hogares…

La vida del Roble es larga y por lo tanto su crecimiento lento, y durante siglos ha forjado historias y leyendas mágicas, tanto así que el famoso “Árbol de Guernica”, no era otro que un vetusto roble y bajo el cual grandes señores, reyes y reinas juraron respetar fueros y leyes…

De una simple bellota, nace un hermoso roble… pero un día, en cualquier lugar, un pequeña chispa y un fuego devorará lo que el tiempo se empeña en ir construyendo… apenas unos minutos y todo será baldío… excepto, tal vez, una bellota.. una simple bellota y el proceso se repite nuevamente, con calma, con tiempo, con dedicación…

miércoles, 4 de agosto de 2010

Fusilamientos

Algunas veces la realidad mata los sueños… algunas veces eso es llorar

Aún no había amanecido y ya se me llevaban por el callejón… el patio, amplio, ya acogía a varias personas y en el centro la fila de soldados perfectamente uniformados y en estado de revista, aunque creí divisar en sus ojos un cierto tono de tristeza… Tal vez no hacemos todo lo que queramos en la vida…

Me colocaron en la pared, marcada ya por incontables impactos y oscurecida por la sangre de los que me precedieron… Me pusieron una capucha y sentí los pasos que se alejaban… sabía que estaba solo…

-“Apunten al corazón” – gritó el sargento…

Que ilusos… mi corazón no lo tenía yo, pues se lo regalé a ella hace ya mucho tiempo…

viernes, 30 de julio de 2010

Caminar

A veces es mejor dar, y otras recibir. Eso es compartir

Me es imposible apartarme del camino de la añoranza, ni deshacerme de la mochila del recuerdo… mis raíces, mis experiencias, mis sentimientos, son en definitiva lo que yo soy pues si he crecido cómo persona, sin duda esos han sido los orígenes.

Así pues que a nadie le extrañe cuando la melancolía me envuelve con su silenciosa y triste melodía y sin pedir permiso, me transporta a otros momentos y con otras personas… tal vez el presente es tan inconsistente que no hay motivo para resistirse… tal vez el futuro en tan difuso que no hay fuerzas para evitarlo…

Pero el camino de la vida sólo tiene una dirección y aunque de vez en cuando me detenga mirando hacia atrás, siempre sigo para adelante… llevamos en el corazón las huellas del viaje, tal y cómo el peregrino de Santiago las lleva en sus pies… y al igual que este, hay momentos en que el viaje se hace demasiado duro, difícil y largo y tal vez se reflexione sobre si estamos o no preparados para hacerlo… Pero es inefable la comparación ya que el peregrino podrá cancelar el viaje y proseguirlo en otro momento más adecuado, pero la vida no tiene esa opción y cada día ha de seguir

Es posible que por ello me guste sentir el viento y la lluvia, cuando existe, en mi rostro… el sol, cuando brilla, en mi piel, y el frescor de la vegetación, cuando es posible, bajo mis plantas de pies descalzos… sensaciones sencillas y placenteras al mismo tiempo, que me ayudan a reposar en el camino de mi vida, a descansar aún sin para de caminar…

Pero más que nada, me gusta la compañía que tengo… gente que viene y va, gente que se queda y que comparte su vida, generalmente sencilla y por lo tanto pareja a la mía propia… gente con pequeños bolsos y grandes corazones… gentes cansadas pero voluntariosas… gente que regala sonrisas y miradas sin esperar nada a cambio y que son capaces de agradecer de igual manera otra sonrisa y otra mirada… gente que sabe abrazar, que sabe querer y que sabe luchar… gente que sufre y llora y que ama con loca intensidad cuando lo hace… gente que toma el bordón que la vida le ofrece sin preguntarse si es el adecuado y comienza a caminar apoyándose en él…

Caminante de mi mismo sendero
que sigues la senda que piso
sin preguntar ni exigir
senderos del corazón
de la vida
senderos de sueños y esperanzas
afrontados con sonrisas
con calma, sin prisas…
caminantes de caminos
que la vida dicta y dirige
nunca importó el destino
sólo el viaje...
...y tu compañía.

jueves, 29 de julio de 2010

Libertad

Intentarlo no garantiza el éxito. No hacerlo garantiza el fracaso.

Ya lo dijo Madame Roland poco antes de ser guillotinada tras la Revolución Francesa: “libertad, cuántos crímenes se cometen en tu nombre” y cierto que las cosas han cambiado mucho (afortunadamente) pero los crímenes, aunque sean otros, se siguen cometiendo.

Uno de los axiomas más populares de la libertad, creo que es aquel de “prohibido prohibir”. Cierto que no se puede dar pábulo a actuaciones violentas o humillantes y considero justo y lícito que se prohíban a aquellas acciones encaminadas a fomentar la violencia de una u otra forma, incluida si fuese el caso las corridas de toros.

Pero hoy he recordado una frase de Thomas Hobbes que escribió en su obra “Leviatán” en 1651 y que no he localizado en el todopoderoso Google, así que es posible que no sea exacta, pero creo recordar que rezaba así: “Hay personas tan tontas que prefieren ser gobernados por otros en lugar de hacerlo ellos mismos”. Una frase lo suficientemente contundente y clara cómo para que cada cual saque sus consecuencias

Las actuaciones políticas se anteponen a las necesidades sociales… hoy la libertad se ejerce por decreto y comienza a forjarse una tiránica censura de actos que me recuerda cuando era niño y escuchaba las historias de quienes iban a Persignan a poder ver alguna que otra teta en un cine… ponemos fronteras en mitad del campo y se prohíben los toros alegando salvajismo en una parte de España mientras que en otra se hacen fiestas en pro de terroristas confesos sentenciados por múltiples asesinatos… ¿acaso una violencia es mejor que otra??? mi no entender… no sería mejor educar en los valores morales??? o es que estos también han de ser manipulados acorde las ideas del gobierno de turno??? En fin, a lo mejor las cosas no han cambiado tanto cómo pensábamos.

En fin, esta es mi opinión que dudo mucho vaya a discutir con las opiniones ajenas ya que sé que no estoy en posesión de la verdad, pero no por ello va a ser fácil que la cambie

martes, 27 de julio de 2010

Vejez

el único límite infranqueable es el tiempo

Sudor en los remos de la barca
trabajo del barquero
que boga en pos del sustento
dejando en tierra
alegrías y penas
mar de blanca espuma
de tibias olas, saladas
mar conocido
misterioso
esfuerzo de trabajo
inútil, provechoso
la pesca no fue buena
el trabajo se ha perdido
hoy más pena que alegría
más preguntas que respuestas
un día baldío
tal vez cómo la vida
quedan recuerdos
sonrisas
amigos
quereres
no hay adjetivos
la muerte, es vieja
la vida, amiga
vieja amiga
pese a todo
más amiga que vieja

(Gracias por la idea Rosa)


domingo, 25 de julio de 2010

Faro

No existe agujero por el que no pase la luz

La nueva distribución litoral, estimó que el faro ya no tendría utilidad. La nueva señalización de la bocana del puerto y el faro recientemente instalado en el pequeño cabo de roca que se adentraba algo más en el mar, hicieron de este viejo faro una reliquia.

Apenas levantaba unos 10 metros del suelo, aunque estando tan cerca de los acantilados, desde su mirador se divisaba el mar en torno a los 80 metros. Las vistas eran, desde luego, espectaculares y únicas, si bien la bruma o la niebla, tan frecuente en la zona del cantábrico, le conferían un grado añadido de aventura y suerte para ver toda la costa en los días soleados, que se extendía varios kilómetros…

Ahora, y tal vez intentando imitar en lo posible a la torre CN de Toronto, lo habían rehabilitado y habían construido un restaurante, habilitando la casa del farero como almacén, cocina y zona de servicios y colocando en la plataforma del faro un muy bien ordenado grupo de mesas.

La comida, abundante y exquisita, si bien los precios no eran en exceso asequibles, pero se disculpaba con creces por las preciosas vistas, por la tranquilidad y el constante ronroneo del mar al intentar arañar la roca de los abruptos acantilados, moldeados poco a poco por infinidad de golpes de agua… A pesar del grosor del cristal, era imposible no escuchar aquel hipnótico sonido.

Estábamos solos… y tuvimos mucha suerte, pues el día, sin ser del todo claro, nos permitía ver el mar en su esplendor y la costa cubierta de mágicas luces tenía un brillo extraordinario… recuerdo que disfrutamos de aquella quietud durante largo rato… Luego ella se ausentó un momento y yo me quedé contemplando aquella maravilla que hechizaba mis ojos…

¿Cuánto tiempo habrá pasado??? No lo sé… recuerdo que cuando comenzó a oscurecer me di cuenta de que ella no había regresado y me volví de improviso, sobresaltado por el tiempo transcurrido… no había nadie… no había nada… el mirador era superficie completamente lisa y desnuda, cerrada por gruesos cristales y donde no existía ni una sola puerta, ni una sola apertura… no sé cuanto tiempo llevo aquí dentro, encerrado, solo, prisionero, sin poder escapar… días, tal vez meses, tal vez años…


sábado, 24 de julio de 2010

Mujeres

El pasado es siempre la base del futuro.

Todos sabemos que a lo largo de la historia, los hombres han sido auténticos protagonistas, bien por la cultura, bien por la tradición… hemos estado viviendo en sociedades donde la mujer ha sido siempre un excluyente y cuyo valor siempre ha quedado relegado a un segundo plano si es que eso ha existido

Sin embargo, hoy, eso ha cambiado y la mujer está adquiriendo un papel mucho más importante y relevante en la sociedad y afortunadamente, está demostrando estar igual de capacitada que cualquier hombre…. Hoy hombres y mujeres somos iguales y así ha de seguir siendo… al fin y al cabo, dicen que a la tercera va la vencida…

¿qué cuales fueron las dos anteriores???:

Eva, pareja de Adán… una metomentodo que se empeñó en querer organizar la vida del hombre y… la cagó.

Pandora, intento de Zeus para que fuese guardiana de ciertas confidencias y mira por donde, se le entrega una cajita… su curiosidad es más fuerte que su obediencia, abrió la cajita de marras y… la cagó.

Está claro que esta entrada es un comentario jocoso y que en realidad, creo que hoy, hombres y mujeres no sólo han de tener las mismas oportunidades, si no que estoy convencido de que tienen las mismas capacidades, pero es que no he podido resistirme…


jueves, 22 de julio de 2010

Puntas

Ni todos los que obligan son culpables, ni todos los obligados son inocentes.

El tatuaje de su piel es una extraña mezcla de estrella y flor, con nueve puntas de vértices equidistantes entre sí dentro de una perfecta circunferencia, mientras que cada una de las puntas era la finalización de pétalos de flores de diferentes formas y tamaños… un meticuloso y muy cuidado desorden, no exento de singular belleza y originalidad, con un tamaño de unos 5 ó 6 centímetros de diámetro

Le pregunté el por qué de las 9 puntas, el por qué de la mezcla de formas dispares tan meticulosamente medidas, el por qué del tatuaje… pero antes de recibir respuestas le dije que callase...

En realidad no había ninguna respuesta que contestar… simplemente el tatuaje estaba por que ella también está… nunca le he preguntado por qué está ella, por que es así, por que esa mezcla de caracteres… las cosas son… están… hay preguntas que no son importantes y respuestas que son innecesarias…

Me gusta ese tatuaje de 9 puntas

miércoles, 21 de julio de 2010

Suerte

Si yo no le importo al mundo, ¿por qué el mundo me ha de importar a mí???

Ya he comentado en más de una ocasión que, desde mi punto de vista, la suerte existe ya en el momento de nacer… célebre sentencia de Ortega… “yo soy yo y mis circunstancias” y resulta obvio que no es lo mismo nacer en un lugar del planeta que en otro, nacer en el seno de una familia u otra, estudiar en una universidad u otra, trabajar en una empresa u otra y sobre todo, encontrarse con unas personas u otras… Todos estamos atados por un destino que por mucho que nos empeñemos, nos deja un pequeño margen de movimientos para que creamos que somos nosotros quienes escogemos, pero siempre dentro de lo que la vida nos ofrece que no siempre es todo.

Uno de los problemas que tienen las grandes ciudades es eso, que son grandes, y por lo tanto, en los desplazamientos algunas veces hay que dedicar más tiempo del que uno desea, pero eso también son circunstancias y las mías me obligan a pasearme por Madrid entre unas cosas y otras, dos horas para ir al trabajo y volver a casa… No siempre es un tiempo perdido pues en esos trayectos, cómo la mayoría de la gente, aprovecho a escuchar música y leer cuando hay espacio suficiente cómo para poder llevar el libro abierto, que aunque parezca cómico (y quienes conozcan el transporte público de Madrid en horas punta lo corroborarán) hay veces que ni tan siquiera es posible volver a recoger el brazo cuando lo has extendido intentando afianzarte a algún soporte para no caerte… no hay problema, pues en las horas punta, nadie se cae… es, físicamente, imposible.

Y para finalizar la introducción, el último ingrediente de este extraño puzzle: la tecnología. Y es que por mucho que nos guste o disguste, esta ya forma parte imprescindible de nuestra existencia y si no fijémonos en la cantidad de gente que escucha música con su pequeño reproductor de bolsillo… imposible imaginarse, cómo ya he dicho, a primera hora de la mañana a un charro mexicano, con su sombrero y guitarrón cantando algunas rancheras… sí, la tecnología ha incluido en nuestras vidas muchas de esas cosas innecesarias pero obligatorias y que nos ayudan (o no) a que las cosas sean más sencillas de lo que deberían…

Y ahí, justo ahí, es donde interviene mi Nintendo DS, sustituto fiel de libros o periódicos en mis horas de ocio de transporte… Me he acostumbrado (y reconozco que me gustan) esos juegos clásicos de “toda la vida” que se supone hacen más llevaderas las esperas… El competir con la máquina puede ser más o menos emocionante, cómo se plasma en los juegos de ajedrez o similares, pero el competir con uno mismo, es, sin duda, un reto al que no acabo de acostumbrarme y donde a veces, reconozco que la suerte (la buena, se sobreentiende) me ha abandonado por completo… Si bien los sudokus representan un reto en cuanto al tiempo de resolución, el clásico juego de naipes del “solitario” conlleva una cierta dosis de fortuna que últimamente me es negada… la ausencia de ases, la acumulación de la misma carta, el abuso de un solo color, o el bloqueo en uno de los palos, parece ser la tónica constante en la que últimamente se desarrollan estos juegos…

Sí, al parecer, hasta para las más simples cosas, el azar, el destino, el sino de cada cual, ha de intervenir y marcarnos una y otra vez lo que debe acontecernos… ya no digo que nos toque un importante premio de lotería, sueño de casi todos los humanos, si no que algunas veces, las cosas sucediesen de forma más sencilla, menos complicada… que alguna vez, sacásemos un 7 en lugar de un 4 o un 4 en lugar de un 7… que alguna vez podríamos ser nosotros los de la fortuna, sencilla y simple, de encontrarnos con esa ganga que siempre se lleva el vecino… que nos llamen para subirnos el sueldo en lugar de a nuestro compañero que siempre le toca… que el café no se nos enfríe en el desayuno… que no perdamos el autobús tras una carrera… y que al llegar a una ventanilla nos toque quien sonría en lugar de ese que siempre reniega de todo…

Ganar en el solitario, es habilidad y su pizca de suerte, sin duda alguna… sí…es cuestión de suerte también… como tantas y tantas cosas en la vida… al menos si vamos perdiendo, verdad???

martes, 20 de julio de 2010

Germen

La comunicación es más cuestión de voluntad que de palabras


Resulta curioso cómo la naturaleza ha ido solucionando todos los problemas que ha encontrado en su camino… y cómo cualquier especie viva ha desarrollado su especial capacidad de subsistencia y sobre todo de perpetuarse… Me pregunto si la renovación generacional será motivo de mejorar y es que tal vez una existencia, una única vida, nos haga volvernos perezosos y una vez que encontramos una solución a un problema, ya nos damos por satisfechos…

Tal vez por ello, si es cierta la reencarnación, nos reencarnamos sin conocimientos previos, sin errores acumulados, sin vicios adquiridos y sin mayores expectativas que las que somos capaces de absorber, de sentir o de soñar… Nada que se salga de nuestra propia lógica a la que estamos acostumbrados. ¿Cómo podemos pensar siquiera en un ser extraterrestre que no sea humanoide??? Que no ande, no hable, no vea, no muera incluso??? tal vez por que eso se saldría de nuestra lógica.

Y es que la lógica, lo que denominaremos “normal”, es algo que se asume de buen grado y sin escándalo. Hace unos años, las guerras asomaban a los titulares de periódicos y noticiarios… hoy es algo tan “normal” que ya no son noticia de ningún tipo… hace unos años, los índices de paro eran noticia y hoy, ya es “normal” que haya gente en situación precaria…

Pero no quiero hablar de ello, si no de esas pequeñas semillas del “diente de león” que una vez preparadas, se lanzan a la aventura mecidas y empujadas por el viento que les llevarán a lugares desconocidos e intentarán fraguar en germen de esas futuras generaciones… y nosotros, los animales, poseedores de poder desplazarnos, de poder escoger el lugar donde asentarnos, de poder nutrirnos con los elementos (físicos y morales) que tenemos a nuestro alcance… y no estoy muy seguro de que terminemos de crecer…


sábado, 17 de julio de 2010

Necesidades

Ni reniego de mi pasado, ni dependo de mi futuro, a pesar de que todo es mejorable.

Hace ya un tiempo, la TV me mostró un reportaje sobre la emigración de los que ahora se denominan subsaharianos a España. El protagonista era un joven que contaba su historia hasta la llegada a un centro de internamiento. En su juventud estuvo viviendo en una pequeña aldea sin ningún tipo de servicio, en algo que podríamos denominar cabaña, sin trabajo, con una enorme sequía que le provocaba, no sólo hambre, si no la necesidad de dirigirse hacia otro lugar. Llegó a una ciudad mayor donde cambió la cabaña por una chabola y la sequía por el paro… el resto, en realidad todo era igual. Tal vez ese fuese el motivo que le empujó cuando fue posible, subirse a una patera y lanzarse a la aventura con la esperanza de encontrar una vida. Ya en España, en el centro de internamiento, comentaba que él se sentía feliz en España. Por primera vez en su vida lo había visto un médico, le habían dado ropa, le había proporcionado alimento y agua, dormía en un colchón en lugar de en el suelo y disponía de un techo para guarecerse…

No hace muchos días, han llegado también a España algunos disidentes del régimen de Cuba. Comentan la situación política, siguen con la lucha de igualdades y el pregón de injusticias…

Estos son dos casos, posiblemente entre cientos, en los que las personas se sienten obligadas a dejar un lugar y trasladarse a otro… en los que las personas desean mejorar su vida, cubrir sus necesidades… sus carencias.

Cuantas carencias tenemos??? Pues supongo que depende de hasta donde hallamos avanzado en el camino… en el primer caso, la carencia de todo lo básico y material, le habían proporcionado al inmigrante una sensación de haber encontrado un mundo excelente aunque no supiese ni leer ni escribir y mucho menos entiendiese de política, libertades o cosas así… en el segundo se ha avanzado lo suficiente para poder entender lo que es bueno o es malo…

Cada cual tendrá sus necesidades…