jueves, 31 de enero de 2008

Utilidades


Para qué sirve la Luna cuando no es de noche???

Para qué sirve el color cuando no puedes verlo???

Para qué suena la música cuando no la escucho???

Para que tienen fragancia las flores, si no llego a olerlas???

Para qué se dan los besos si yo no los recibo???

Para qué sirve un abrazo que nunca me llega???

Para qué sonríes si yo no estoy???

Es posible, que para que otros también disfruten de todo ello.

martes, 29 de enero de 2008

Coño!

He aquí una de las expresiones más usadas habitualmente, y que más difícilmente encontraremos escritas. ¿Acaso pensamos que por no escribirlo somos más educados???

NOTA: En este post, no se usan medios audiovisuales, por razones obvias.

lunes, 28 de enero de 2008

Entendimiento


Internet, es un invento genial para conocer personas y para, por qué negarlo, dejar volar la imaginación...

Coincidimos en el chat, hace ya un par de años y lo que al principio, fue un conjunto de conversaciones superfluas, poco a poco fue haciéndose más profundo, más sincero, y no lo niego, más tentador...

las palabras rezumaban deseo y las frases olian a lujuria...

Un día, me atreví y le pregunté si deseaba salir de esa irrealidad virtual para mirarnos directamente a los ojos...

Aun recuerdo su respuesta: "supercalifragilisticoespialidoso"

¿quién entiende a las mujeres???

domingo, 27 de enero de 2008

Cansancio



Me encuentro cansado. Sé que es algo que le ocurre a todo el mundo, pero aún así, eso no es eximente para que yo, me encuentre cansado

Cansado de las largas horas de trabajo que se acumulan en el día, a la que suele añadirse alguna más en incómodos desplazamientos en transporte público o en horas perdidas en caravanas y búsqueda de un lugar donde poder dejar el coche…

Cansado de enfermedades, propias o ajenas, del cuerpo o del alama que condicionan constantemente el tiempo, donde las obligaciones se solapan unas con otras, donde la responsabilidad tomada, que no obligada, incide en la vida de otras personas, muy cercanas, y que casi sin darse cuenta, sin darnos cuentas, se han convertido en dependencias…

Cansado de la realidad que obliga, aunque no lo deseo, a una eterna ceremonia de vesitmenta, de consumo, de dedicación al trabajo, de ceder a todo cuanto la sociedad me exige para, se supone, que los míos y yo mismo, seamos más felices…

Cansado de la sociedad que con sus normas, leyes y obligaciones de ciudadanía, parece que siempre se salta o deja en blanco, esos aspectos donde más me atañe, y que se esmera en ayudar a una inmensa mayoría donde, por muchas diversas y extrañas razones, parece que nunca me encuentro…

Cansado de perseguir el pasado, de historias extintas que quedaron a medias y que cuando se fueron, cerraron con llave y me causaron tal vacio que algunas veces el dolor es insoportable, sin remedio, sin esperanza, pero sólo mirando al futuro, incierto y dudoso, encuentro un cierto alivio pensando siempre que tal vez mañana…

Hoy no escribiré nada, por que estoy cansado… pero siempre que me es posible, cuando la noche convierte el día en oscuridad, cuando los cuerpos buscan el refugio de la sábana, cuando la mente se alimenta de televisión… me gusta colocarme frente a este monstruo lleno de letras incompresibles y tratar de compartir esas otras vidas ajenas, acompañado de esa música que moldea muchas veces mi ánimo, de una pequeña vela que sirve como zigzagueante sombra de los dedos que se deslizan por el teclado, y de una pequeña barrita de olor que endulza, como si fuese un postre, otro día, para que el cuerpo recupere, en el reposo, su energía, y la mente, en la noche, su cordura… o para que continúe con la locura que la hace moverse

sábado, 26 de enero de 2008

Ancianidad


Le gustaba que le llamasen D. Anselmo… siempre le había gustado. D. Anselmo ya había cumplido más años de los que la mayoría le gustaría cumplir y vivía sólo en su pequeño piso en el barrio de toda la vida.

Todos los días, hiciese sol o lluvia, salía a dar un paseo cerca del medio día, intentado mantener lo que otrora fue un cuerpo atlético y musculoso, aún en movimiento. Cada día, apoyado en su andador, recorría las cuatro aceras que bordeaban su manzana, deteniéndose en cada escaparte, en cada puerta, en cada banco, en cada apoyo donde encontraba unos ojos que le miraban, aunque difícilmente encontrase unos oídos que le escuchasen y más difícilmente, unos labios que le sonriesen.

Todos los días, excepto los fines de semana y festivos, acudía a visitarle Remedios, trabajadora social que se encargaba de llevarle la comida, adecentar su casa y su persona y que D. Anselmo aprovechaba para robarle unos minutos de compañía y unas migajas de cariño.

Él, D. Anselmo, que siempre vistió el orgullo antes que la camiseta, había parado su reloj hace ya muchos años y no lograba entender como el mundo se movía distinto.

D. Anselmo, en sus cortos pero lentos paseos, siempre preguntaba a todos los comerciantes del barrio, como iban las cosas, si las ventas eran buenas o malas, y daba su obsoleta opinión de cómo deberían hacerse las cosas. Recriminaba ciertas actitudes de los jóvenes y muy asiduamente, hablaba a solas, sus largas retahílas de la vida que le acompañó antaño… D. Anselmo, apenas encontraba respuesta a sus prerrogativas.

Él, D. Anselmo, no llegaba a entender que es lo que pasaba en el mundo, en su ciudad, en su barrio…

D. Anselmo, fue en tiempos pretéritos, el violador y asesino de varias niñas de su barrio, y regresó al él tras su salida de la cárcel.

Agua


Me siento cansado de este eterno otoño... Añoro la lluvia, las tormentas que refrescan el rostro, el frío que corta la piel, el abrigo que pesa con el agua y la sensación de alivio al recibir una ducha tibia... añoro el agua que limpie las calles y el cielo, que de forma a las nubes para que el sol juegue al escondite con ellas y la luna pueda mirarse por encima de ellas como si fuese un espejo... añoro la lluvia que, como ese amor que marchó, no termina de llegar...

miércoles, 23 de enero de 2008

Dormir


Duermo… su mirada acaricia mi piel… su sonrisa abriga mi sueño… sus labios apenas rozan los míos para regalarme un beso inesperado, incomprensible, necesario… Duermo… ella está conmigo… Duermo y no quisiera despertar, pero si no lo hago, jamás disfrutaré esas sensaciones…

lunes, 21 de enero de 2008

Costumbres


Creo que tenemos la generalizada costumbre de catalogar los actos de acuerdo con lo que consideramos correcto o no, dependiendo de lo que hemos ido aprendiendo con el tiempo.

Hoy en día, el que una pareja entre en el juzgado y salga “casada”, es un acto que por lo general transmite alegría, aunque no conozcamos las verdaderas razones de ese enlace. Sin embargo, cuando una pareja entra en el juzgado y sale “divorciada”, solemos juzgar ese echo como algo triste, aunque seguramente sea una liberación para los ya ex cónyuges.

Hoy en día, en que seguimos luchando por la igualdad de sexos, al varón se le sigue exigiendo una cierta “rudeza” (la protección familiar sigue en los genes, supongo) para defender a su dama, ya que en caso contrario, sería un “simple”, un “cobarde” o un despectivo “maricón” y automáticamente la hembra se planteará la continuación o no de esa relación. A la hembra, por su lado, se le exige un cierto control de la promiscuidad, ya que de no ser así, se la cataloga de “pendón verbenero” y también le será más difícil mantener una relación duradera

Esto, evidentemente, es sólo un pequeño ejemplo de lo que podemos considerar "politicamente correcto" o no, y que (sinceramente lo pienso, siendo una opinión totalmente personal) no nos otorga ese grado de objetividad del que la mayoría intentamos hacer gala... Lo que yo pienso, obviamente, es lo que yo creo que está bien...

Así pues, me pregunto si hoy somos libres o somos entes dirigidos por las costumbres que aparentamos una cosa y en realidad, sentimos otra...Si caminamos nuestro sendero o el que otros nos marcan…

sábado, 19 de enero de 2008

Huida


Escape… el viaje en puertas y todo el camino por delante… la meta el horizonte y el destino la vida… ya no es una huida, es sólo el comienzo… todo ha de ser distinto, aunque nada cambie… aunque todo sea igual… nada es igual… el tiempo lo ha alterado.

Mezcla… lágrimas, sonrisas, nervios… cajas abiertas… regalos… papel… recuerdos… Miro, una vez más, hacia el pasado, y allí está… inamovible, eterno… Me mira, lo miro… avanzo… nada es igual, nada ha cambiado… pero el pasado ya no está… el tiempo lo ha borrado

Sabores… aromas… esencias… Cierro los ojos… recuerdos… el tacto… acaricio perfiles, formas, consistencias… todo está ahí, en mi… nada ha cambiado, nada existe ya… sólo el tiempo marca su ritmo pausado…

Aun la más modesta de las flores, cuando muere, deja su semilla.

El viaje continúa… sigo… cierro los ojos… me lleno de pasado… abro los ojos… me lleno de futuro… estoy en el presente… nada ha cambiado…pero ya todo es distinto.


miércoles, 16 de enero de 2008

Velas


Se han puesto de moda las velas. Tras años de abandono en beneficio de la electricidad, ahora es difícil encontrar un hogar donde no haya una vela que luce por y para muchos diferentes motivos

La vida de la vela es sencilla... simplemente, tras ser fabricada, “nace” justo cuando se enciende, y es justo en ese momento, cuando la vela encuentra la razón de su propia existencia...

Algunas veces, jugamos con su razón de ser, con su motivo de existir, y nos empeñamos en apagarla y encenderla una y otra vez, a nuestro capricho. Otras, simplemente las olvidamos en un rincón y sólo la casualidad nos ofrece la oportunidad de darles uso.

Pero lo más lógico, lo más extendido, lo más común, es encenderla... Cuando la luz del día es fuerte, cuando nos sentimos seguros de nuestros pasos.... es cuando la luz de la vela, la misma vela, pese a estar encendida, pasa totalmente desapercibida... pero es al caer la oscuridad, cuando la noche nos roba la luz y las sombras invaden no sólo los rincones, cuando nos aferramos a la tenue y decrépita luz de esa vela para que nos ilumine o nos conforte, para que nos traiga paz y sosiego dejando los miedos, como cuando éramos niños, tras de nosotros... es una vela de pobre luz, despreciada mientras nos sentíamos seguros, es deseada cuando las cosas no nos resultan tan fáciles, cuando no encontramos lo que necesitamos o simplemente, para que su luz, como hemos oído tantas y tantas veces, nos ilumine, aunque sea lo justo, para evitar cualquier grave percance.

La vela, sin valorar si hay claridad o penumbra, siempre está ahí, dándonos su luz sin pedirnos nada a cambio... Su luz, posiblemente triste, humilde, pobre, temblorosa, e incluso a veces nos parecería fría, es todo lo que muchos nos encontramos cuando la negrura nos envuelve y su tenue resplandor, evita el golpearnos más de lo debido con todas las cosas que hemos ido acumulando a nuestro alrededor.

A medida que pasa el tiempo, la vela, iluminando todo lo que es capaz, va cumpliendo su misión y pronto, el uso la roba la atracción geométrica con la que fue fabricada... pierde su esbeltez y gana deformidad con las lágrimas de cera derretida que terminarán por cubrirla...

Un día, reparamos nuevamente en esa vela que lleva tanto tiempo encendida que apenas nos damos cuenta de que sigue alumbrando nuestras tinieblas... y es entonces cuando reparamos en que el pábilo se agota... la cera se ha consumido... su luz se termina... pronto llegará el día en que la vela se haya extinguido y habrá estado toda su existencia junto a la nuestra, intentando poner luz a nuestro alrededor...

Siempre inalterable al paso del tiempo, su luz, muy posiblemente pobre y escasa, pero tenaz y persistente, siempre ha estado iluminando a pesar de que la mayoría de las veces, me dejaba guiar por ella, aun pensando que era el sol quien iluminaba mis pasos.

martes, 15 de enero de 2008

Memoria


Hoy tuve una bonita historia… pero... la olvidé.

lunes, 14 de enero de 2008

Vosotros


Durante un largo trayecto en transporte público, a veces es imposible evitar escuchar las conversaciones de otros.

Este es el caso

Dos personas, aparentemente amigos, comentaban sobre los logros y los fracasos de un determinado político y mientras uno era más partidario de la parte positiva, otro hacía mayor hincapié en la parte negativa.

La discusión comenzó a ser algo más intensa y en un momento dado, uno de ellos dijo: “lo que os pasa a vosotros...”. VOSOTROS.

Es curioso que en un momento, una persona pueda dividir la humanidad en dos grupos... “nosotros” y “vosotros”, o lo que sería algo similar, “nosotros” y “todos los demás”...

Atendiendo al viejo proverbio de que no hay palabra mal dicha, si no mal interpretada, me arriesgo a opinar sobre el particular y me parece bien que alguien pueda decir que está él y el resto del mundo, puesto que así podemos sentirnos muchas veces todos, pero me preocupa el que se trace esa línea divisoria de los unos y los otros con la suficiente alegría de juzgar y sentenciar a un conjunto de personas en función de criterios (puramente subjetivos) más o menos limitados... ¿dónde estaré yo??? Seré un “nosotros” o un “vosotros”??? es evidente que mis ideas, convicciones o fe, me puede colocar en un lugar o en otro. Incluso, dependiendo de mi humor, puedo en un momento dado estar un lado o en el otro... pero no sé si debo preocuparme o no, por que ya que son tantas las variables a tener en cuenta que me puedo pasar la vida saltando de “nosotros” a “vosotros” y transgrediendo la línea que marca la frontera de la “verdad” y el “mentira” (siempre subjetiva) continuamente...

Eso, ¿dónde me sitúa??? Posiblemente en un “bicho raro”... ni amigo ni enemigo... alguien, seguramente anodino, que carece de principios o normas a las que seguir... por las que luchar... en un apóstata de ideales y revolucionario de clasicismos??? O tal vez en un conservador de los más antiguos valores personales que se puedan llegan a imaginar... o por qué no en un ser indiferente y egoista que sólo piensa en sus propios valores, ajenos a los de los demás... o aunque más improbable, un ser místico espiritual, llamado a ser el nuevo lider de la humanidad (ya lo intenté con buhoman, pero tenía mucha pluma)

Sí... me temo que no termino de encajar en el “vosotros” y no tengo idea quienes somos “nosotros”, así que me quedo aquí, en tierra de nadie, o mejor, en mi propia tierra, ya que si es cierto que para “nosotros”, “vosotros” sois “vosotros”, también es cierto que para “vosotros”, “nosotros” somos “vosotros” y no “nosotros”, ya que para “vosotros”, “nosotros” somos “vosotros” y no “nosotros”, por que “nosotros” somos “vosotros” para “vosotros”... o algo así...

Siendo así, que nadie me pida que me identifique con “nosotros” o con “vosotros”, o con “ellos” pues en definitiva, creo que todos estamos aquí, juntos… es decir, que todos nosotros somos NOSOTROS incluyéndoos a vosotros…

domingo, 13 de enero de 2008

encuentro



- “Que sorpresa. No espera verte y mucho menos, por aquí”.

- “Ya ves, he venido sólo por ti”.

- “Pues que alegría me das. Te veo más… ¿delgado???”

- “sí, es muy posible. Hace tiempo que no como”

- “Y eso???”

- “Donde estoy, es algo que no suele hacerse”

- “Y dónde estás ahora???”

- “Lejos, muy lejos. Y a ti, ¿cómo te van las cosas???”

- “Cómo siempre, sin grandes cambios… qué alegría verte, realmente… la última vez fue… “

- “En mi funeral”

- “Sí… entonces… ¿has resucitado???”

- “No”

- “pero… eso quiere decir…”

- “Sí, así es”.

viernes, 11 de enero de 2008

Pasado


Carente de ideas, no pensé en escribir nada hoy, pero leyendo algunos post, han acudido cientos de recuerdos, adormilados hasta este momento, a mi memoria… Os dejo todo el embrollo de la genial secuencia , y que de alguna manera refleja el caos que se ha formado en mi memoria (tal vez también en blanco y negro)

Es muy posible que, después de disfrutarlos, de saborearlos con calma, pueda colocarlos, acicalarlos y mostrarlos al público… o tal vez, como ocurre en la mayoría de las ocasiones vuelva a reorganizar todo y dejarlo como estaba…

Como imagino que le ocurre a la mayoría, una agridulce sonrisa nace cada vez que miramos atrás…

miércoles, 9 de enero de 2008

domingo, 6 de enero de 2008

Reencuentro


Ayer, tuve la oportunidad de asistir a la llegada de los magos de oriente en Madrid.

No voy a citar que la cabalgata fue un excelente espectáculo donde las carrozas de toda índole se mostraron llenas de color, luces, fantasía y miles de caramelos que fueron repartidos por todo el recorrido, acompañados de humo, papeles de colores y muy buen humor

Tampoco voy a decir que los participantes, supongo que un grupo de teatro que puso mucha voluntad, hizo las delicias de los asistentes mientras acompañaban al séquito real hasta su destino en la nueva sede del ayuntamiento…

Hoy, sólo voy a decir que fieles a la tradición, o a su obligación, sus magas majestades acudieron, más o menos puntuales, como todos los años, a todos los rincones de España…

Es algo que año tras año se produce de forma casi automática y desde el más humilde hogar, hasta el más opulente, sueña con esa mágica noche de ilusión.

Pero lo que me sorprendió fue, como siempre, las expresiones en los ojos de los niños que allí estaban… sus ojos no apartaban la vista de aquellas carrozas llenas de luces, donde los magos saludaban sin cesar y sonreían… Un niño, cerca de mí, le decía a sus padres “mira papá, estos son los de verdad”.

La mágica ilusión de la noche del día 5, reflejada en los ojos inocentes de los niños, ajenos a la maldad, sin comprender lo que es otra idea distinta, sea de origen sexista, político, religioso, social… mágica ilusión donde pobres y ricos, locales y foráneos, niños y niñas, sanos y enfermos, todos, sin excepción, esperan de la magia y confían en que sus regalos aparezcan a la mañana siguiente…

Esa sensación, es magia que los niños, con esa mezcla de asombro, esperanza, ilusión, miedo, fascinación, deseo, credulidad, inocencia y felicidad, es la que de forma imprecisa se iba contagiando a quienes allí estábamos y todos, sin poderlo evitar, vitoreábamos a los ancianos reyes que estaban dispuestos, como siempre, a cumplir con su obligación… era, en realidad, un reencuentro con nuestra parte de la niñez que es posible que dejásemos perdida en el pasado sin saberlo…

No importa si a la mañana siguiente, los magos olvidaron colocar ese juguete tan especial que alguien esperaba, pues otros en su lugar harán que la ilusión renazca y permanezca en pie otro año, y que el próximo año, las mismas miradas mágicas de los niños, sigan contagiando a los mayores de que la magia, es posible… sólo es cuestión de poner un poquito de voluntad.

Espero que los Reyes, te vayan trayendo durante este año, una buena porción de felicidad.

Fotografía: "El Mundo"

sábado, 5 de enero de 2008

Insomnio


No puedo dormir… miles de sensaciones revolotean en mi interior luchando por ser exclusivas protagonistas, en una lucha tan despiadada como absurda.

No puedo dormir… recojo el libro, busco el último punto donde lo dejé, hago un leve ejercicio de memoria para recordar y tomar el mismo punto tal y como lo dejé… Las palabras del autor, sin embargo, esta vez carecen de sentido… sus ideas, sus sensaciones, sus pensamientos, sus sentimientos, todo aquello que él colocó en esta novela, ahora me deja indiferente… no me seduce, no me atrapa, no me hechiza… siento que no soy el personaje y leo la historia como algo ajeno, que por mucho que yo desee, no tiene opción de cambio… Deseo que la novela tome otros derroteros, pero una y otra vez, el escritor me dirige, me empuja, me obliga a seguir sus propios preceptos…

No puedo dormir… me pierdo en un mar de palabras vacías, huecas, sin sentido alguno… Vuelvo a colocar la señal en el mismo punto donde la retomé… me levanto

No puedo dormir… me asomo a la ventana. La noche está en calma, serena… las nubes sirven de improvisada cubierta a la ciudad, que con su artificial luz, se empeña en poner color al infinito universo… Selene, tímida, no está… su sonrisa, demasiado perfilada, se pierde en la noche y en su propia timidez… se retira… sólo queda oscuridad…

No puedo dormir… tras el parque, algunas luces en unas pocas ventanas… siempre la misma pregunta: ¿Para ellos serán buenos días o buenas noches??? El silencio de la noche se rompe sólo por algún lejano ruido de motores, de los vehículos que a estas horas, como perdidos en una jungla, buscan deseosos su destino…

No puedo dormir… dentro de mí, la idea se revuelve y va tomando sentido… repaso estos últimos días… estos últimos meses… mis acciones… sí… no todo es limpio, pero creo que está bien… sí… me relajo… ahora, sólo queda saber, ya que he sido bueno, que es lo que me traerán los Reyes Magos…



Vuelvo a la cama… buenas noches…

miércoles, 2 de enero de 2008

Inspiración

Todo el año sin saber que decir...

Que continúe el baile!!!